Conociendo el Dreammer

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Dom Mar 03, 2013 12:59 pm

Hoy es un día como otro cualquiera. Como de costumbre, me encuentro en lugares extraños peleando por sobrevivir en el mundo del boxeo. Otra pelea más hoy, esta vez en un circo, pero de forma clandestina. Es la quinta del día si mal no recuerdo... Según me han comentado mi rival es el campeón de esta zona, lo cual me ayudará a llamar patrocinadores, me hace mucha falta la verdad... He viajado desde mi instituto por todo el país solo para poder entrar en el torneo, rodeado de falsas esperanzas, pero aún no llega... Mi "mánager", dice que esta vez será la definitiva, como tantas otras.. Parece lucrarse a costa de mis peleas sin yo ver nada más que golpes y hematomas en mi cuerpo... Al menos, parece que así puedo hacerme más fuerte.. Puedo llegar al límite y sobrepasarlo... Sigo caminando de camino a la zona de atrás del circo, cuando veo unos chicos pidiendo para comer, no veo rastro de sus padres, parece que están solos... -¡Eh! ¡Chicos! - Les digo. -¿Queréis algo de comer? Puedo invitaros... -Al menos esta vez, pensé...- Vamos y pedid lo que queráis.
Tras terminar con los chicos, fui directo a la zona "oscura" del circo. Allí, en los vestuarios, me quedé esperando a mi rival. Parecía no llegar. -¡Jé! Habrá oído sobre mi y se habrá asustado. - Dije a los presentes. Al ver que no se presentaba, me concedieron la victoria. Lástima, quería pelear un poco... Fue entonces, cuando vi una silueta al otro lado, tenía un extraño aparato, fui corriendo, siguiéndole, no le daba alcance, quería saber qué era eso que me hacía latir fuertemente el corazón... - ¡Espera! - Grité. No hubo respuesta. Seguí buscándolo a lo largo y ancho del recinto, pero fue en vano.. Decidí, pues, quedarme unos días para ver si volvía a verle, al menos así, habría una mínima posibilidad de ello...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Dom Mar 03, 2013 2:24 pm

Rebbeca Lunacy no esperaba terminar aquella semana en aquel evento tan popular, y mucho menos tener que encargarse de que todo funcionara correctamente.

-¿Que me encargue yo del evento de boxeo? ¡No se nada de boxeo! -Le había dicho casi asustada a uno de los mayores magnates de la economía de Estados Unidos cuando le había dado la noticia, osea su padre. Sin embargo no había podido negarse, tenía que hacerlo si quería que confiaran en ella.

Así pues había acepto y hecho sus maletas y se había ido de Nueva York dispuesta a pasara una semana entera organizando un evento del que apenas sabía nada cuando realmente tenía miles de cosas más importantes que hacer. Al tercer día de la competición ya se encontraba exhausta. Patrocinadores, empresarios de aquel mundillo que era el boxeo y mil y un periodistas pululaban por todas las zonas ubicadas para los eventos y ella junto con un par de ayudantes eran los encargados de que todo fuera correctamente, los combates comenzaran a su hora, no faltase nadie.

- ¡Señorita Lunacy! Tenemos un problema, uno de los boxeadores esta desaparecido y tiene que participar ya! -Casi le había dado un infarto cuando se había enterado, pero no había tenido más opción que seguir las reglas del juego y proclamar vencedor al contrincante que se había quedado sin pelear. Exhausta y un tanto estresada por aquel inconveniente se había escondido en una de las zonas menos visitadas de aquel rin y intentando distraerse había sacado la pulsera de "The dreamer" y había estado a punto de caer en aquella horrible tentación que tenía siempre cerca de sí pero entonces alguien le había distraído. Se había arrancado la pulsera de un salto y había salido corriendo con el corazón encogido en el pecho

- ¡Espera! - Había escuchado gritar a alguien, un chico, a su espalda, pero no se había detenido, había seguido corriendo por las instalaciones mientras apretaba con fuerza la pulsera entre sus dedos, no podía permitir que nadie le viera jugando a "The dreamer". Por suerte había conseguido escapar.

Al día siguiente se había levantado soñolienta. Había pasado prácticamente la mitad de la noche jugando a "The dreamer" y la otra mitad arreglando asuntos del evento por lo que aunque su cuerpo estaba descansado se sentía pesada y adormilada, pero tenía que seguir con los eventos y aquella mañana según el horario quedaban varios combates de boxeo para poder pasar a la final y dejar para el quinto y último para el combate final. Bostezó mientras se sentaba junto a los patrocinadores y contenía un bostezo. Como los invitados más importantes tenían reservados asientos en primera fila, y evidentemente poco tenían que ver con las sillas que había tras ellos que iba degradando conforme se alejaban del rin y podían observar a la perfección cualquier golpe que los boxeadores se dieran; detalle que sin duda le resultaba bastante desagradable a Rebbeca, pero estaba obligada a estar presente en las semifinales y en la final para entregar los premios a los vencedores. Se tironeó de las mangas de la chaqueta y se miró la manicura francesa con nerviosismo. Apenas quedaban unos minutos para que empezara el primer combate y la ruidosa gente que envolvía el rin había hecho de aquel lugar un hervidero asfixiante y Rebbeca estaba sudando, solo quería que los combates terminaran para poder salir a despejarse.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Dom Mar 03, 2013 3:52 pm

Seguí unos días dando vueltas por los alrededores, no he vuelto a ver esa silueta, ni siquiera sabría reconocerla si la viera. Pero no importa qué, debo estar atento, tenía algo que me llamaba, esa cosa, no sé por qué, pero parece que la quiero, la necesito...
Mientras pasaban los días, iba viendo cómo muchos boxeadores conocidos se adentraban en el circo. No los esperaba allí, ya que yo solo iba a pelear contra cierta persona, cierto día.
Esto de quedarme fue decisión propia. Decidí seguir a uno, a ver a dónde se dirigía. Mientras, choqué, sin darme cuenta.. -Lo siento - dije - no volverá a ocurrir...- Solo le limitó a mirarme con aires de superioridad e irse sin más. Perdí al boxeador de vista, así que decidí ir a por algo de comer. -Buenas, ¿podría darme una hamburguesa y una Coca~cola? Gracias, aquí tiene. - Dije mientras extendía la mano para darle el dinero.
Me senté a comer en uno de esos banquitos que hay cerca de los puestos de comida. Mientras comía, decidí que debía llamarle. Hacía días que no hablaba con él, mi "mánager"... -Sí, soy yo, Ryohei. Solo llamaba para saber cuándo estará listo mi próximo combate.- Hice una pausa y esperé su respuesta. "Te tocará pelear cuando yo lo diga, ya te he dicho que no estés llamándome chico".
Es lo único que se oyó decir al otro lado del teléfono -Lo siento, no quería molestarle, ¿cuá..- Dije justo antes de que colgaran, no dio tiempo a terminar la frase. -Que remedio.. Me tocará volver caminando otra vez... - Dije - No importa, ya que no tengo prisa aprovecharé a quedarme y esta vez, a disfrutar un poco de esta zona.
Hice un par de paradas en los puestos siguientes, a tomar algo y a esperar a ver si volvía a aparecer algún otro boxeador, total, no tenía nada mejor que hacer.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Dom Mar 03, 2013 6:16 pm

En cuanto terminó el primer combate Rebbeca salió del lugar totalmente acalorada. Se limpió el sudor con la manga de la chaqueta y se arregló la camisa. Lo bueno de estar trabajando en aquel evento es que no necesitaba ir demasiado arreglada como en las reuniones de empresa por lo que aquella mañana se había puesto unos vaqueros con unos tacones negros y una camisa lila bajo una chaqueta de aire diplomático sobre la misma.

-Uff...dios...que ganas tengo de que se acabe esto de una vez -Suspiró para si misma y notó como el peso de la pulsera que guardaba en el bolsillo se acrecentaba. Esa maldita semana le estaba privando de muchas horas de juego y cuanto menos tiempo pasaba en el juego más veces pasaba por su mente la imagen de inicio, aquel mundo virtual, su papel en aquel juego...Se estremeció y sacudió ligeramente la cabeza. Necesitaba estar concentrada. Se alejó de la zona del rin y siguió caminando por entre los largos stand con unas cantidades absurdas de productos de merchandising . Se compró una lata de cerveza helada en el primer stand que vio y siguió caminando mientras sus tacones repiqueteaban al caminar bajo sus pies cuando notó como se chocaba con alguien

- Lo siento mucho -Se excusó ella y se volvió para mirar a la persona a la que había golpeado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Dom Mar 03, 2013 9:04 pm

Iba paseando entre los puestos cuando choqué con alguien. -Hey, lo siento, no te había visto- Le digo mientras se disculpa también. - Perdona, estaba distraído pensando en otra cosa. ¿Estás bien? - Le pregunto preocupado. Cuando veo que tiene varias latas de cerveza en la mano. -¿Va a beber sola una señorita? Si quiere la invito a algo y así no bebe sola. - Dije con toda la fe del mundo. Cuando la veo bien, parece no encajar con el lugar, ni de visita, ni para llevar esa vida. Es raro. Pero bueno, no soy quién para decirlo, si soy un chaval que disfruta apalizando a otros... Me quedo mirándola, cuando me doy cuenta de que no me he presentado. - Perdona, no me he presentado, me llamo Sasagawa, Ryohey Sasagawa, un placer conocerte - Me he dado cuenta de que no le he dado ni tiempo a responder. - Lo siento, no te he dejado ni hablar, ya me callo - Digo bajando la cabeza de la vergüenza..
A pesar de esta escena, sigo pensando en lo ocurrido estos días, no he podido dejar de darle vueltas a todo, por más que quisiera distraerme esos días y disfrutarlo, no he podido... Y mi "mánager" no me llama, solo quiere hacerse dinero, sin importarle nada más... Debería dejarlo, pero es que es la única manera de luchar...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Dom Mar 03, 2013 10:26 pm

Off: Solo llevaba una lata de cerveza, no varias.

-Hey, lo siento, no te había visto- Se dio la vuelta y miró al muchacho, prácticamente tenía que bajar la mirada para poder mirar a los ojos del chico. Además no parecía ni mayor de edad. Preguntarse que hacía allí un chico de esa edad puesto que era un evento libre y público - Perdona, estaba distraído pensando en otra cosa. ¿Estás bien? - Antes de poder decir nada ni responder su pregunta el chico miró la cerveza que sostenía entre las manos. Ciertamente nunca había sido una buena bebedora, ni siquiera le gustaba la cerveza demasiado pero no esperaba encontrar un buen vino en el merchandising -¿Va a beber sola una señorita? Si quiere la invito a algo y así no bebe sola. Perdona, no me he presentado, me llamo Sasagawa, Ryohey Sasagawa, un placer conocerte - Rebbeca quería responderle pero parecía que la mente del chico trabajaba a una velocidad mucho más superior que la suya y apenas le daba tiempo para dedicarle una sonrisa mientras seguía hablando - Lo siento, no te he dejado ni hablar, ya me callo - Digo bajando la cabeza de la vergüenza..

Ella le dedico una sonrisa educada y negó ligeramente con la cabeza, sin darle importancia. Le resultaba agradable encontrar a una persona con la que poder hablar sin tener la sensación de que de un momento a otro iba a pegar un gritó y lanzar un vítor al ver a cualquier ídolo del boxeo, tema en el que ella era una total ignorante.

-No te preocupes, no pasa nada-Le dijo para restar importancia y volvió a negar con la cabeza - Y no, no hace falta que me invites, es un poco tarde para eso

Alzó su cerveza en el aire y le dedicó una sonrisa cordial, además era un poco tonto ya que ella era la organizadora de todo el evento y era la empresa de su padre la que lo había organizado. Le dio un ligero trago a su cerveza y dejó que el sabor amargo le descendiera por la garganta. Le miró de arriba abajo.

-Espero que no te moleste la pregunta ¿pero acaso tienes edad para beber? - Le sonrió. Su voz le era tremendamente familiar, aunque no sabía acertar de que, pero algo dentro de sí misma le decía que andase con cuidado, aunque eso le sucedía con todo el mundo desde que era pequeña, no podía evitar sentir desconfianza ante todo el mundo; lógico cuando tu familia no te ha enseñado en confiar en los demás. -Ah, soy Rebbeca Lun...ejem...Rebbeca, a secas -Se sintió un poco incomoda, pero no quería decir aquel maldito apellido que incluso podría abrir las puertas del cielo. - ¿Que haces aquí? Sonaré un poco tonta pero si estas aquí es por que te gusta el boxeo ¿no?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Dom Mar 03, 2013 11:39 pm

Off: Sí, perdona, eso es que lo edité tras hacerlo.
Me sonríe, hacía tiempo que nadie me sonreía, solo sabían quejarse o gritar, ya era hora que por una vez fueran amables. -Espero que no te moleste la pregunta ¿pero acaso tienes edad para beber? - ¿Tan joven aparento? Tengo 19 años, creo que tengo la paso un poco la edad mínima. - Le dije con un ligero tono de bromista.
-Encantado Rebbeca, bonito nombre por cierto, y sí, soy amante del boxeo, por no decir que en teoría, vine a luchar contra un chico que no apareció.. - Hago una breve pausa - Creía que eso me adentraría en el torneo de boxeo, pero mi "mánager" se ha largado y pasa de buscarme otra manera, es así de especial. - Suspiro - ¿qué le vamos a hacer? - Le digo esbozando una leve sonrisa. - ¿A ti también te gusta el boxeo? ¿O vienes a los espectáculos del circo?
No deja de mirarme, y parece que le haya parecido lento o algo, espero que no se haga una equivocada idea de mi, la verdad, incomoda un poco que me miren, algo tonto ya que me dedico a pelear delante de mucha gente en un ring... - Lo siento, no se me da muy bien hablar con la gente. - Le digo algo avergonzado. - ¡Eh! ¿Quieres comer algo? A eso sí que puedo invitarte si no has comido de antes - Le digo sonriendo nuevamente.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Lun Mar 04, 2013 12:53 am

-¿Tan joven aparento? Tengo 19 años, creo que tengo la paso un poco la edad mínima. -Ante su ineptitud Rebbeca se sintió sonrojar y bajo la vista hacía sus tacones negros, sabeedora de que el matiz rojizo de sus mejillas era claramente visible contra su piel pálida.- Encantado Rebbeca, bonito nombre por cierto, y sí, soy amante del boxeo, por no decir que en teoría, vine a luchar contra un chico que no apareció.. -Rebbeca estuvo a punto de fruncir el ceño, aquel maldito desaparecido le había dado un buen dolor de cabeza y por su culpa casi le habían atrapado a punto de jugar a "The dreamer" - Creía que eso me adentraría en el torneo de boxeo, pero mi "mánager" se ha largado y pasa de buscarme otra manera, es así de especial. ¿qué le vamos a hacer? - Le digo esbozando una leve sonrisa. - Por la manera en la que suspiró le demostró que aquel manager dejaba que desear, lo cual le sorprendio. En aquel lugar levantabas una piedra y te aparecían cuatro patrocinadores interesados...seguramente si tenía talento podría encontrar un representante mejor.¿A ti también te gusta el boxeo? ¿O vienes a los espectáculos del circo?... Lo siento, no se me da muy bien hablar con la gente. - Ante su nueva timidez Rebbeca no pudo contener una carcajada divertida y amigable, aquel chico parecía tener demasiados pensamientos en la cabeza y los iba hilando de uno en uno sin esperar a que los demás le dieran una respuesta, pero de alguna manera a Rebbeca le resultaba divertido- ¡Eh! ¿Quieres comer algo? A eso sí que puedo invitarte si no has comido de antes

-Ooh...B-bueno, yo....-Sorprendida ante la invitación no pudo evitar echar una mirada en dirección al rin. Tenía trabajo que hacer pero...miró nuevamente a Sasagawa, decididamente podía mandar al diablo aquel evento, al fin y al cabo era la que mandaba en aquel lugar y como tal podía hacer lo que le diera en gana -¡Claro! Vamos a comer, sera un placer. Ven, salgamos de aquí por favor

Soltó un suspiro de alivio solo de pensar que iba a salir de aquel lugar y comenzó a andar en compañía de Ryohei, mientras tecleaba rápidamente que iba ausentarse, que se las arreglaran sin ellas. Siguió caminando mientras se guardaba el teléfono en un bolsillo interior de la chaqueta.

- Bueno para ser sincera, la verdad es que no tengo demasiada idea de boxeo y...bueno, no tengo demasiado tiempo para venir al circo. Estoy aquí por negocios...- Salieron del recinto del evento y no tardó en localizar un restaurante abierto y lo señaló con una sonrisa; estaba acostumbrada a restaurante lujosos, llenos de la pompa aristocrática que tanto odiaba por lo que le importaba lo mas mínimo como fuera el restaurante, cuanto más normal mejor. -[color=indigo]Trabajo para la empresa patrocinadora del evento, yo tampoco esperaba que me dieran a mi este trabajo.

Mintió como una bellaca. A Rebbeca no le gustaba que los demás supieran su nivel de vida, era algo que hacía que la gente empezara a juzgarla, a tacharla de cosas que ni siquiera podían suponer solo por tener varios ceros a la derecha en su cuenta bancaria.

-Oye, seguro que no es demasiado difícil entrar en el torneo, seguro que puedo hacer algo-Se ofreció con una sonrisa a sabiendas de que si ella lo decía y el tenía un mínimo de talento podría hacerle ganar solo con una pequeña orden.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Lun Mar 04, 2013 12:33 pm

-Ooh...B-bueno, yo....- Parecía que se sentía obligada, no sé, como que no estaba del todo de acuerdo en aceptar la invitación. Desvió la mirada. Acto seguido aceptó mi invitación. Pero me pidió comer fuera del recinto, decidí seguirla, ya que la invito, que elija un lugar que le guste, que si por mi fuera, comeríamos ahí mismo.
Salimos de aquel lugar, rodeado de niños y alborotadores, tanto ruido empezaba a sentar mal, la verdad, gracias a ella pude despejarme un poco fuera de ahí.
De la nada, volvió a salir el tema del boxeo. - Bueno para ser sincera, la verdad es que no tengo demasiada idea de boxeo y...bueno, no tengo demasiado tiempo para venir al circo. Estoy aquí por negocios...- ¿Qué clase de negocios podrían traer por aquí, por decirlo de algún modo, a alguien que no encajaría con este lugar? - Trabajo para la empresa patrocinadora del evento, yo tampoco esperaba que me dieran a mi este trabajo. - Patrocinadora de un evento.. Eso explicaría tantos boxeadores por aquí..
Pero lo que más me sorprendió, de toda la velada. Es que me ofreciera ayuda para entrar en el torneo, siendo el mundo que es, una mano amiga es bastante difícil de conseguir. - ¿En serio podrías ayudarme? - Dije sin pensarlo - Pero.. - suspiro - No es necesario que te molestes, ya conseguiré entrar demostrando mi valía, algún día... -Si es que llega ese día, por como van las cosas, difícil que un patrocinador o alguien se quisiera hacer cargo de mi dentro del torneo, todos prefieren escoger a las estrellas del mismo. Estaba cabizbajo, pensativo..
- ¡Eh! - Dije alzando la cabeza y mirándole nuevamente a los ojos - Cuando lleguemos al restaurante, no te cortes, pide lo que quieras que yo pago. - Dije reafirmando mi invitación nuevamente y con una gran sonrisa eliminando aquellos pensamientos de mi cabeza.
En ese momento, suena mi teléfono y, con una mezcla de timidez y desconcierto, saco mi móvil. Un mensaje. Cuando acabo de leerlo me sobresalta, no me esperaba lo que había ahí escrito. Acto seguido vuelvo a guardar y el móvil, miro nuevamente a Rebbeca y le ofrezco otra sonrisa, esta vez, es leve, en comparación a la anterior.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Lun Mar 04, 2013 10:41 pm

- ¿En serio podrías ayudarme?- El ofrecimiento pareció sorprenderle y Rebbeca supuso que no debía ser muy normal tener esa clase de conexiones en otro mundo que no fuera el del dinero. Haber nacido en el seno de la familia Lunacy le había hecho aprender que tener contactos y conocer a un sin fin de gente era algo sumamente útil y además en el mundo de los negocios muchas veces solo hacía falta tener una cara bonita que representara a la compañía y dejar que fueran los expertos los que manejaran las cuentas. Ella asintió con la cabeza para responder a su pregunta - Pero... No es necesario que te molestes, ya conseguiré entrar demostrando mi valía, algún día... - Aquella mirada que se dibujo en sus ojos le recordó tanto si misma que se sintió como si estuviera viéndose en un reflejo. No debía de ser nada fácil aquel mundo, y mucho menos para un chico tan joven y con un patrocinador de mierda.

Se sintió terriblemente mal por aquel ofrecimiento tan sucio, solo pretendía ayudar pero se mordió el labio inferior, no definitivamente no debería de haber dicho eso.

- ¡Eh! - Inconscientemente alzó la cabeza lo suficientemente rápido como para que no pudiera ver que se sentía bastante mal por lo que había dicho - Cuando lleguemos al restaurante, no te cortes, pide lo que quieras que yo pago. - Su sonrisa brillante hizo que asintiera con una sonrisa, y se sintiera mucho mejor. Aquel chico era tan volátil que le resultaba muy divertido.

Mientras entrabamos en el restaurante escuchó como le llamaban su teléfono emitía un sonido, y a sabiendas de lo molesto que podía resultar que espiaran tus llamadas y mensajes telefónicos le dejó un poco de intimidad para que pudiera verlo con tranquilidad. Ella para distraer la mente escogió un lugar apartado en el interior del restaurante pero que al estar debajo de una ventana el sol atravesaba los cristales e iluminaba la mesa de madera oscuras y las dos cómodas sillas acolchadas. Señaló el sitio y comenzó a caminar y cuando se dio la vuelta en dirección a Ryohei.

- Sentémonos ahí -Dijo y se apresuró para que no le quitaran el sitio y se dejó caer sobre el agradable asiento, hundiéndose un poco en el con una risa divertida y algo avergonzada. Se sentía realmente bien al haber salido de aquel infierno, pero sabía que tendría que volver mas temprano que tarde al recinto. Alzó la vista para ver la extraña impresión de Sasagawa y ella misma frunció ligeramente el ceño, incapaz de esconder sus emociones. -¿Ocurre algo? ¿Malas noticias por el teléfono?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Mar Mar 05, 2013 10:53 pm

Parecía haberse percatado de mi preocupación al coger el móvil. Parece que no disimulo tan bien como pensaba... -No, no es malo, en parte. - Dejé caer de la nada. - Solo es un problema que acabo de enterarme. Nada que no tenga solución. - Dije mientras echaba unas sonrisas.
Ella escogió el lugar donde nos sentaríamos, es un lugar bastante cómodo y reconfortante. Me sentía bien al estar en esa zona. Además, estaba apartado, así podríamos sentarnos y hablar tranquilos.. Hablar.. Hablar con alguien a quien acabo de conocer por un tropiezo. Es raro. Pero, extrañamente, se siente bien, como si pudiera confiar fácilmente en ella. - ¿Sabes? Nunca he comido en un sitio así - Le dije. Normal, demasiadas deudas y cargas familiares. Nada por lo que deba preocuparme ya.
-¡Buah! No sé qué pedir, no conozco nada de esto, ¿qué me recomiendas? - Preguntaba mientras se me hacía la boca agua leyendo la carta, no podía evitarlo, pensaba en que acabaría extasiado con tal comida mucha más deliciosa.
Parecía que no fuera a relajarme o comportarme debidamente ni siquiera en tal lugar, soy como un niño pequeño en un cuerpo de hombre.

Off: cuando he dicho lo de la boca agua, me imaginaba a Ryohei así: siiiyaaa

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Miér Mar 06, 2013 11:07 pm

Off: xDD lol

-No, no es malo, en parte. -Una parte de Rebbeca tenía curiosidad por saber lo que ponía en aquel mensaje, pero por encima de la curiosidad se decía a si misma que debía de entender y respetar la intimidad de los demás. A ella tampoco le gustaría que no respetasen su intimidad...además últimamente sus asuntos estaban siendo cada vez más complicados. - Solo es un problema que acabo de enterarme. Nada que no tenga solución.

Se encogió de hombros y le dedicó una sonrisa mientras agarraba una de las cartas que tenían a su disposición. Le echó un vistazo a los diferentes menus y platos que ofrecía el restaurante. Seguramente todo estaba buenísimo, como en casi todos los restaurantes aunque aquel sitio no se parecía demasiado a los restaurantes que Rebbeca solía visitar. Estaba acostumbrada a ir a restaurantes de cinco estrellas, lugares lujosos para los que se necesitaban largas listas de espera para entrar, pero la señorita Lunacy tenía las puertas abiertas a cualquier sitió con solo unas palabras.

-¿Sabes? Nunca he comido en un sitio así¡Buah! No sé qué pedir, no conozco nada de esto, ¿qué me recomiendas?

A Rebbeca se le escapó una risa y se tapó la boca con una mano mientras sonreía a modo de disculpa.

-No te preocupes, no es nada raro comer en un restaurante- Para restarle importancia ella sacudió una mano en el aire y cuando llegó el camarero pidió dos refrescos, ya había dejado su cerveza a medias y se suponía que estaba en jornada laboral y no debía de beber. Revisó nuevamente el menu del restaurante. -No te preocupes, yo pediré por los dos ¿te parece? -Levantó la vista hacía el camarero y sonrió con educación mientras pedía un par de platos de pasta al pesto. Le entregó el camarero la carta y espero a que el camarero se fuera para mirar a Ryohei. - Yo estoy acostumbrada a la comida de los restaurantes...es más, creo que nunca he probado la comida casera

Pensativa revisó su infancia. Ciertamente si se paraba a pensarlo jamás había visto a su madre a cocinar, ni siquiera recordaba haber visto a su madre cocinar en la vida. Controló una carcajada ¿Su madre poniendo un pie en la cocina? ¿Intentando pelar una zanahoria o una patata? Si...sin duda eso de la comida casera era algo que jamás había probado a menos que se la hiciera ella y no era demasiado hábil en la cocina. Aquel dato tan extraño era solo una parte más de aquel estilo de vida en el que había nacido y se había criado Rebbeca.

- Pero la comida de los restaurantes no esta nada mal, seguro que este sitio esta muy bien- Miró por la ventana distraídamente y soltó un bufido exasperado, desde allí podía ver el recinto del evento. - Por favor, tardemos muchísimos en comer, no me apetece nada tener que volver allí dentro otra vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Vie Mar 08, 2013 10:57 am

Off: Cambio el color de letra para que no haya tanta confusión.

Parecía acostumbrada a la comida de estos sitios. Cada uno ha tenido sus cosas, pensé. Justo en ese momento me dijo "No te preocupes, yo pediré por los dos ¿te parece?" - Sí, gracias, yo me pierdo con tanta cosa - accedí abiertamente a su propuesta. Seguía sintiéndome extraño rodeado de tanta cosa nueva para mi.
"Yo estoy acostumbrada a la comida de los restaurantes...es más, creo que nunca he probado la comida casera" - Me dijo mientras parecía pensar en algo que se me escapa. - Pues un día cocinaré para ti, aunque soy mal cocinero.. - Quedé dubitativo... Hasta que se me ocurrió.. - ¡Ya sé! - Grité exaltado - ¡Conozco a una persona que hace comida casera muy buena! ¡Te llevaré un día! - Seguí diciendo sin bajar el tono de voz cuando percato que todo el mundo está mirándome - Lo siento - Uff.. Tengo que acostumbrarme a controlarme en público...
Me fijé en que miraba por la ventana distraída. No se me ocurría en qué podía estar mirando o pensando, cuando soltó de repente "Por favor, tardemos muchísimos en comer, no me apetece nada tener que volver allí dentro otra vez" - ¡Claro! - Anuncié - Por mi no hay problema, no tengo nada que hacer, si quieres, y tienes ganas, luego podemos ir a dar una vuelta por la zona y así te despejas un poco. - Dije sin pensármelo dos veces. - Se nota que no te gusta eso, así que, mejor olvídate hasta que toque volver. - Dije ofreciéndole una sonrisa.
Decidí dejar ese tema de lado para evitarle molestias o pensamientos negativos innecesarios. - ¿De dónde eres? No tienes por qué contestar, solo es por conocernos un poco. - Sin darle tiempo a responder, o a preguntar algo, ya contesté yo por mi. - Yo no soy de aquí. Nací en Japón, pero mis padres me mandaron cuando apenas era un niño. - Me dejé llevar - Sueño con hacerme un grande del boxeo y poder volver a Japón y que mis padres vean lo mucho que he cambiado. Lo mucho que he crecido - Sin darme cuenta le había soltado esto, a ella, una extraña con la que invité a comer por chocarme con ella.. Pero a pesar de ello, me brillaban los ojos cada vez que nombraba mi país natal, del cual, recuerdo poco o nada..

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Invitado el Jue Mar 14, 2013 11:13 pm


OFF: siento muchisimo el retraso, e tenido serios problemas con mi ordenador (vamos que ha muerto xD) y me se me ha juntado con muchas cosas de la universidad >-
- ¡Claro! Por mi no hay problema, no tengo nada que hacer, si quieres, y tienes ganas, luego podemos ir a dar una vuelta por la zona y así te despejas un poco. - Rebbeca se sintió relajada. Le pareció tremendamente agradable que a Sasagawa no le importase no volver, teniendo en cuenta que debía de encontrarse en aquel lugar precisamente por que le gustaba el boxeo. Se sintió un poco culpable, quizás se estaba perdiendo un buen espectaculo pesé a que ella no supiera valorarlo - Se nota que no te gusta eso, así que, mejor olvídate hasta que toque volver. -

Antes de poder darle las gracias siguió hablando, cosa que le resultó divertida, Sasagawa hablaba mucho, parecía un chico abierto y sincero, además de muy amable. Una vocecita en su cabeza le dijo que las apariencias engañan, pero por una vez decidió que sería mejor seguir obviandola hasta que Ryohei demostrara ser lo que no parecía.

- ¿De dónde eres? No tienes por qué contestar, solo es por conocernos un poco. Yo no soy de aquí. Nací en Japón, pero mis padres me mandaron cuando apenas era un niño. Sueño con hacerme un grande del boxeo y poder volver a Japón y que mis padres vean lo mucho que he cambiado. Lo mucho que he crecido

No pudo evitar que una sonrisa de melancolía y alegría unidas le poblara los labios. Se alegraba de que Ryohei tuviera un sueño y estuviera tan determinado a cumplirlo, y que se sintiera tan orgulloso por ello. Desde hacía varios meses la vida de Rebbeca había dado un giró de tresciento ochenta grados y aún le costaba hacerse a la idea de que el mundo que tenía pensado para ella, que su vida tal y como le gustaba se le había desmoronado entre las manos, como cuando vez caer un enorme castillo de naipes, sientes el dolor y el sufrimiento, el fracaso deslizándose por el suelo con cada carta que se desploma y aún así sabes que no podrías evitar que caiga

- Espero que tus sueños se cumplan Ryohei -Le dijo con una sincera sonrisa. Justo en ese momento apareció la comida con los respectivos resfrescos. El olor de la salsa al pesto subió hasta su nariz y se le hizo la boca agua -¡Que aproveche!-Dijo un segundo antes de darle un bocado - Yo nací aquí, en Estados Unidos, pero he viajado mucho desde que era pequeña, ver mundo es algo maravilloso pero siempre he preferido dejarlo para las vacaciones. Ahora estoy terminando la universidad y bueno... absorbe mucho tiempo pero dentro de poco podre dedicarme a lo que me gusta, lo cual alivia bastante, pero ultimamente estoy echando un cable en el trabajo de mi padre y...bueno...es bastante complicado

Terminó por decir mientras bajaba la vista hacía su pasta. ¿Como le explicas a un completo desconocido que tu padre es el dueño de una gran empresa productora de videojuegos, y del juego más de moda "The dreamer" y que encima es un corrupto sinvergüenza? O peor aún ¿Como explicas a un completo desconocido que por culpa de un desdichado sino le estas ayudando con sumo gusto? Sin duda era algo demasiado delicado como para contarlo, y mucho menos a una persona que no conocía de nada. Cuanto menos supiera Ryohei de los trapos sucios de la familia Lunacy sería mucho mejor para él, y estaría a salvo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Conociendo el Dreammer

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:54 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.